La primera C, talla o corte de diamantes. El tallado de diamantes es el factor más importante para crear el destello y el fuego de la piedra. 

¡Antes de comprar un diamante necesitas saber esto!

Sin un grado de tallado alto, hasta el diamante de mayor calidad podría parecer apagado y sin vida.

Esta guía incluye detalles sobre los tipos de corte, sus formas y consejos fundamentales para la compra y cotización de diamantes.

¿Quieres saber más? ¡Empezamos!

Importancia del corte

El corte de diamantes es una de las 4C más importante que debes tener en cuenta al momento de elegir. De hecho, puede ser un gran error ignorar la talla de la pieza.

Por ejemplo, aunque parezca un gran hallazgo encontrar un diamante que vale 5% menos que otros con las mismas características, puede que no lo sea.  

Al buscar diamantes de corte redondo, conviene mirar diamantes de talla «Excelente» (calificados por la GIA) o diamantes de talla «Ideal» (calificados vía AGS).

Si optas por comprar un diamante de otra forma, te recomiendo ver una foto en alta resolución para detallar la piedra. 

La calidad del corte y su forma no puede describirse únicamente a través de los certificados oficiales. Es oportuno elegir plataformas de compra reconocidas, como Blue Nile o James Allen.

Aunque todos los diamantes redondos tienen una forma similar, la diferencia entre uno bien cortado y otro mal cortado es muy grande.

¿En qué consiste el corte de diamantes?

El tallado de diamantes hace referencia a qué tan bien cortada y pulida está la piedra. 

Un diamante bien cortado tiene dimensiones proporcionadas, profundidad y simetría. La calidad del corte se ve reflejada directamente en la belleza y el brillo del diamante.

Cabe destacar que la talla del diamante no hace referencia a la forma de la joya.

Un ejemplar bien tallado es luminoso y refleja luz blanca o de color. Mientras que, un diamante mal cortado es opaco y no resulta ser tan brillante cuando se expone a luz. 

Estos pequeños, pero esenciales detalles, marcan la diferencias en el corte de diamantes. Son en definitiva, elementos que precisan su belleza y su valor.

Calidad de diamantes de corte redondo según la GIA

La simetría, el pulido, el brillo y el fuego, son factores que intervienen en la calidad del corte. 

Para los diamantes redondos, el grado de corte certificado por la GIA, va de excelente a pobre.

Si quieres conseguir mayor brillo y belleza, al momento de comprar considera los diamantes Round Brilliant. Estos, son de talla excelente

Además, asegura que la simetría y el pulido del diamante están calificados entre «Excelente» o «Muy Bueno».

Según la GIA, realmente el 55% de todos los diamantes de corte redondo reciben un grado de talla excelente. 

Sin embargo, entre el 25 y 30% de estas piedras no son del todo recomendables. 

Antes de comprar, mira el grado de corte del diamante certificado por la GIA, y valora en conjunto las demás características.

No querrás terminar pagando un diamante de excelente categoría, cuando se trata de un ejemplar mediocre.

Guía de calidad del corte de diamantes (según GIA)

La GIA certifica diamantes con la ayuda de un gemólogo. Este profesional se encarga de revisar cada joya con el fin de determinar la calidad de su corte.

Aquí presentamos los diferentes grados de corte utilizados, por GIA, para certificar diamantes.

ExcelenteLos diamantes de corte excelente son los que proporcionan un nivel de brillo más alto. Casi toda la luz que entra en la piedra queda reflejada directamente en las superficies, irradiando un brillo magnífico.
Muy buenoLos diamantes de corte muy bueno ofrecen también un brillo muy elevado.
La gran mayoría de la luz entrante es reflejada a través de las superficies del diamante.  A simple vista, solo expertos pueden diferenciar joyas de esta calidad.
BuenoLos diamantes certificados con corte bueno muestran brillo y también chispa. 
Una gran parte de la luz que se refleja en la piedra es captada por los ojos de los que lo observan. Ofrecen una belleza que sin ser despampanante es muy aceptable, pero también, se consiguen a un precio menor.
AceptableLos diamantes con talla aceptable son los que ofrecen poco brillo. En este tipo de piedra, la luz escapa fácilmente por el fondo y por los lados. Se consideran una opción válida para los de menor quilate. También, se utilizan como piedras laterales en la elaboración de joyas.
PobreLos diamantes de talla pobre no ofrecen casi ningún brillo, ni tampoco chispa. La luz que penetra en su interior se escapa por los lados y también por el fondo de la piedra.
Tabla de corte GIA (diamantes redondos)

Las diferentes calificaciones que ofrece la tabla de corte de la AGS también incluyen un grado llamado «Ideal».

Estos, son los mejores ejemplares que puedes encontrar. Por lo tanto, si buscas obtener la mejor calidad, echa un vistazo a los diamantes de corte Ideal, según los estándares de la AGS.

¿Cómo afecta el corte del diamante a su precio?

El precio de los diamantes cortados se basa en la precisión y calidad de la talla, valorando tanto sus proporciones como su simetría. Si las facetas (cada una de las caras planas de un diamante) son proporcionales, generan mucho brillo.

Los diamantes que están tallados con poca precisión, también tienen facetas y pabellones. Sin embargo, no refractan y tampoco reflejan la luz de manera espectacular. Sin brillo y sin reflejos, un diamante pierde una gran parte de su belleza y personalidad.

Por lo tanto, a la hora de comprar es importante tener en cuenta el retorno de la luz y el brillo del diamante. Indudablemente, es preferible pagar más por un diamante que está exquisitamente tallado.

De modo que, la calidad de la talla impacta directamente en la belleza de la piedra. Por tal motivo, los precios del corte de diamantes valen cada céntimo de lo que cuestan.

Por ejemplo, Brian Gavin ofrece una colección exclusiva llamada Hearts & Arrows (Corazones y flechas) donde se encuentra algunos de los diamantes mejor tallados del mercado. 

Aquí las opciones de compra son muy interesantes, ya que, ofrecen diamantes con mucho brillo a un precio excelente. Y además, resultan perfectos para anillos de compromiso.

Si tienes un presupuesto limitado para comprar un diamante, deja de lado un grado GIA en lo referente a color y  claridad y opta por seleccionar un diamante con el corte ideal.

Factores que afectan la talla de diamantes (y a su precio)

Como he mencionado antes, uno de los factores determinantes del precio de un diamante es la calidad de su talla.

De hecho, para valorar la maestría con la que el corte está ejecutado se debe tener en cuenta sus proporciones. Al igual que las facetas, detalles de acabado y la capacidad para reflejar la luz.

Mientras mejor sean estas características, mayor será la calidad del diamante y por ende, se incrementará el precio de la pieza. 

Aunque el color y la claridad de la piedra juegan también un papel relevante en la belleza del diamante; de las 4C el corte tiene mayor influencia sobre las demás.

A continuación, una lista con los principales factores que afectan el precio final de un diamante:

  • Proporciones (tabla, anchura, profundidad)
  • Facetas simétricas (espejos, ventanas y escalones)
  • Brillo (reflejo de la luz blanca)
  • Fuego (dispersión de la luz de color)
  • Centelleo (destellos en forma de chispas ante el movimiento de la luz)
  • Detalles de acabado (pulido)

Diamantes y sus proporciones

Con el fin de explicar mejor los factores que afectan la calidad de la talla de un diamante, examinaremos sus proporciones. 

En este caso detallaremos elementos como tabla, anchura y profundidad. Son medidas utilizadas en todo el mundo y excelentes indicadores para valorar la calidad del corte de diamantes.

Partes en cortes de diamantes

Medidas del diamante

Las proporciones del corte de diamantes afectan directamente la capacidad que tiene este, para reflejar la luz y proporcionar brillo. 

Estas establecen relación entre el tamaño, el ángulo y la forma que tiene cada faceta de la piedra.

Las combinaciones de estos elementos impactan de forma directa la manera en que la pieza interactúa con la luz. 

Por lo tanto, son factores que determinan su belleza y atractivo general (así como también su clasificación según la GIA).

Medidas del diamante

Las proporciones del corte de diamantes afectan directamente la capacidad que tiene este, para reflejar la luz y proporcionar brillo. 

Estas establecen relación entre el tamaño, el ángulo y la forma que tiene cada faceta de la piedra.

Las combinaciones de estos elementos impactan de forma directa la manera en que la pieza interactúa con la luz. 

Por lo tanto, son factores que determinan su belleza y atractivo general (así como también su clasificación según la GIA).

AQUI HAY INSERTADAS IMÁGENES/GRÁFICOS EXPLICATIVOS DE LAS PARTES DEL DIAMANTE

La tabla en los diamantes

La tabla de un diamante es la parte superior de la pieza. Se determina al dividir el área que cubre la superficie superior entre el diámetro de la piedra.

Por ejemplo, si la faceta de la tabla tiene 3,5 mm de ancho, y el diamante tiene 5 mm de ancho, el % de la tabla es del 70%.

Cuando el porcentaje de la tabla es demasiado grande, la luz no se refleja en los ángulos y facetas del diamante. Por lo tanto, el brillo será menor. 

Además, los reflejos vibrantes de color tampoco se verán, ya que la luz escapará de la parte superior del diamante.

Por el contrario, si el porcentaje de la tabla es demasiado bajo, la luz queda atrapada dentro del diamante y rebota en su interior.

El porcentaje ideal de la tabla de los diamantes está determinada en gran medida por su forma. Por esta razón, se debe prestar especial atención al momento de adquirir formas poco convencionales.

Acerca del ancho de los diamantes

La anchura de un diamante se determina al medir de un extremo a otro, el ancho de su faja (el punto más ancho de su diámetro).  

Cuando se trata de determinar la relación entre longitud y anchura, esta parte de la piedra es fundamental. Es decir, sirve para comprobar detalladamente cuan proporcionado está el diamante.

Esta relación se mide dividiendo la longitud del diamante entre su anchura. 

Por ejemplo, si tienes una pieza con una longitud de 5 mm y una anchura de 3 mm, la relación será de 1,67.

Sobre la profundidad en los diamantes

El porcentaje de profundidad hace referencia a la altura del diamante. Esta va desde el culet hasta la parte superior de la tabla. 

El cálculo consiste en dividir la profundidad entre la anchura.

Es decir, si tenemos un diamante con 4 mm de profundidad y 4,5 mm de anchura, el porcentaje de profundidad es del 88,8%.

Sin duda, hay que prestar especial atención a este detalle para evitar confusión al mirar una pieza a simple vista.

Por ejemplo, en dos diamantes de igual quilate, el porcentaje de profundidad será mayor debido al aumento de la anchura. 

Por otro lado, un porcentaje de profundidad demasiado bajo puede llegar a crear una apariencia más oscura. Esto se debe a que no refleja la luz con tanta fuerza.

¿Qué sucede cuando la talla de un diamante es demasiado superficial?

Cuando el corte de diamantes es superficial, la luz no se refleja a través de la tabla, sino que, rebota en el interior del diamante y se pierde por los laterales.

Además, los diamantes de corte superficial pueden parecer grandes en base al tamaño de su tabla. En este caso, el escape de luz se produce en la parte inferior reduciendo significativamente su brillo, centelleo y chispas.

¿Qué pasa cuando el corte de diamantes es demasiado profundo?

Cuando la talla del diamante es demasiado profunda, el ángulo de la luz que golpea el pabellón es más agudo. Esto hace que la iluminación se refleje inmediatamente en otro pabellón.

Con estas características, la luz está forzada pasar a través del fondo del diamante. Cuando esto sucede, la luz se apaga y el diamante es menos radiante.

Además, cuando el corte de diamantes es profundo, la piedra tiende a parecer más pequeña que las de talla ideal.

¿Cuál es la mejor talla para un diamante?

Ya lo mencioné antes, un diamante bien cortado maximiza la luz que incide en cada uno de sus pabellones. 

Así que, en lugar de escapar a través de otras partes del diamante, la luz se refleja de nuevo a través de su tabla y corona.

Para determinar el grado más alto posible de la calidad de un diamante, la GIA utiliza el término «excelente»; mientras que, la AGS (responsables de la clasificación de los diamantes según su grado de corte) utiliza la palabra «ideal». 

Estos cortes están bien proporcionados con ángulos óptimos para cada una de sus facetas.  Y a la vez, hace que el brillo atraviese la tabla para que todos aprecien su belleza.

Por estas razones, los cortes que alcanzan estos grados son los más valiosos y luminosos.

Si al momento de comprar tienes un presupuesto ajustado, te aconsejamos elegir un diamante más pequeño y bien cortado. A la larga es mejor inversión la de una pieza más grande.

Facetas y simetría

Las facetas de un diamante son espejos diminutos que reflejan la luz y rodean su tabla. 

Están ubicadas por toda la piedra, es decir: hay facetas por encima de la faja y también por debajo.

El pabellón, que está ubicado debajo de la faja y que además llega hasta el culet, también está formado por facetas. Un diamante Round Brilliant está cortado con 58 facetas en total.

El tamaño, colocación y simetría de cada faceta influye en la capacidad del diamante para refractar y reflejar la luz.

Si un diamante tiene facetas desproporcionadas, puede afectar la categoría final de la piedra y, por supuesto, su precio. Igualmente si tiene más o menos facetas de las que debería.

Brillo

El brillo de un diamante es la forma en la que refleja la luz blanca. Cuando se mira un diamante de cara a la luz, este debe reflejar brillo abundantemente.

Por ejemplo, aquellos diamantes asimétricos, de talla muy profunda o demasiado superficial, se verán opacos en lugar de brillantes.

Fuego

El fuego de un diamante es la cantidad de luz de color o fluorescencia que refleja en la tabla y sus facetas. 

Los diamantes que están bien cortados no sólo tienen brillo, sino que también, poseen «fuego».

Cuando miras el diamante bajo una fuente de luz, solar preferiblemente, debes ver el color rebotando en el interior. 

Si la joya no muestra un reflejo de luz de color, el diamante tiene una baja cantidad de «fuego».

Centelleo

El centelleo de un diamante son destellos de chispa emitidos cuando la luz se mueve a través de la tabla y las facetas. 

La dispersión de la luz es muy similar a un destello. Sin embargo, está causada por las áreas claras y oscuras que se encuentran en la superficie de la piedra.

Un diamante con elevada cantidad de centelleo, es más deseable ante los ojos del comprador. Es un detalle que se aprecia a simple vista y mejora la belleza general de la pieza.

Detalles finales

Los detalles finales hacen referencia al acabado del diamante. Se trata de un trabajo artesanal que incluye tratamiento y pulido permanente. 

El pulido de un diamante demuestra la calidad de cada una de las superficies de sus facetas. Y, de esta manera, se crea un espejo claro para que la luz se refleje. 

Un diamante mal pulido se verá opaco debido a que, las facetas no reflejan la luz de una forma tan brillante.

Factores que determinan la calidad del corte de diamantes

El corte de diamantes es un elemento imprescindible para determinar la belleza y brillo de cualquier piedra.

De modo que, es necesario comprender correctamente algunos factores que juegan un papel importante.

Algunos que influyen en la calidad del corte de diamantes son:

  • Proporciones: las proporciones y tamaños son elementos relativos a la profundidad, anchura y tabla del diamante.
  • Simetría: hace referencia a las proporciones que debe haber entre las facetas, espejos, ventanas y escalones.
  • Pulido: determina el brillo de la superficie de la pieza.

Para examinar lo bien cortado que está un diamante, se debe tener en cuenta la forma en la que sus facetas y ángulos reflejan la luz. 

Además, hay que ver cuán brillante es el retorno de la luz cuando se coloca bajo una lámpara.

Al momento de medir el fuego y brillo del diamante, vigila cualquier posible punto oscuro en el interior de la piedra.

Si un diamante posee un alto grado de color o claridad, pero está mal cortado no reflejará buena luz. Por lo tanto, se convertirá en una joya apagada y poco llamativa.

Siempre asegurarte de revisar el grado de corte del diamante según la GIA. Esta información estará recogida en su informe, incluye calificaciones como Pobre, Bueno, Muy Bueno o Excelente.

¿Cuál es la diferencia entre el corte y forma del diamante?

Cuando hablamos de corte y forma de un diamante es importante saber que se trata de conceptos diferentes.

La forma es aquella que describe el contorno del diamante. Por ejemplo, la Forma de Pera y Brillante Redondo se refieren a la forma exterior de la piedra.

En el caso del corte tenemos que se refiere a las facetas, simetría, dimensiones y cualidades reflectantes del diamante.

Un diamante en forma de corazón, por ejemplo, puede ser cortado superficialmente o profundamente. Sin embargo, puede presentar características que acaban proporcionando una luz opaca o brillante. 

No obstante, mientras que la forma del corazón permanece, la talla puede diferir significativamente. Cuanto más fino sea el corte, mayor será el brillo y fuego del diamante.

Recomendaciones para hacerte con el diamante ideal

Para seleccionar un diamante con características ideales, en diama.net, recomendamos optar por un corte de calidad, sobre cualquier otra cosa.

Los diamantes que están certificados por la GIA, preferiblemente elegir un grado de corte excelente. Para los diamantes certificados por la AGS, puedes optar por un corte Ideal.

Cuando estés buscando información para la compra de un diamante, te sugiero mirar de forma más exhaustiva en el apartado de talla.

Si por encima de cualquier característica el brillo es lo que interesa, debes considerar una talla de Brian Gavin Signature.

Para diamantes de talla redonda, te sugerimos no confiar en el grado de corte emitido por cualquier vendedor en línea. Sólo es válida la certificación oficial efectuada por la GIA o AGS.

Además es importante tratar de valorar el diamante con nuestros propios ojos, o buscar el asesoramiento de algún experto.

Un último consejo importante a la hora de comprar un diamante: que la pieza te sea atractiva y cumpla las expectativas según tu estilo personal y deseos.

Mi principal objetivo es asegurar que la búsqueda del diamante ideal te resulte fácil, simple y precisa. En diama.net te ayudamos a encontrar la piedra de mayor calidad sin salirse del presupuesto.