Tercera C, claridad del diamante. La claridad o pureza del diamante, es un factor muy importante a la hora de realizar la compra. 

La mayoría de los diamantes tiene imperfecciones y pequeñas inclusiones microscópicas, incapaces de ser percibidas a simple vista.

Actualmente, los únicos vendedores que facilitan fotografías en alta calidad para comprobar la claridad de los diamantes por internet son James Allen y Blue Nile.

En esta guía te muestro lo que hago para conocer la claridad y pureza de un diamante, te sugiero que tú también lo hagas.

¿Estás listo?  ¡Empezamos!

¿Qué es la claridad del diamante?

La claridad del diamante es una métrica que se utiliza para calificar la apariencia visual de cada piedra. Mientras menos irregularidades y manchas tenga el diamante, mejor será su grado de claridad.

Un diamante con baja claridad se ve poco «limpio», y es prácticamente idéntico a un diamante considerado ideal. 

Los diamantes naturales aparecen en las profundidades de la tierra cada mil o tres mil millones de años. Sólo los diamantes más raros llegan a la superficie en perfectas condiciones. 

La gran mayoría de las veces, los diamantes están repletos de irregularidades e imperfecciones en forma de pequeñas manchas.

¿Quieres conocer las claves para encontrar un diamante que no tenga ningún tipo de inclusiones y que se vea «puro»? ¡Sigue leyendo!

Escala de claridad de los diamantes según la GIA

Interior impecable (IF) : Los diamantes con interior impecable no presentan imperfecciones ni internas ni externas. Se trata de un tipo de diamante que es muy raro.

Imperfecciones extremadamente pequeñas 1 (VVS1): Un diamante con imperfecciones extremadamente pequeñas (1er Grado).,tiene detalles que son apenas visibles, incluso, cuando se observa bajo una lente de aumento 10x.

Imperfecciones muy, muy pequeñas 2 (VVS2): Las piedras con imperfecciones muy, muy pequeñas (2º Grado) son prácticamente impecables. En el caso de tener marcas visibles, son difíciles de encontrar y a menudo pueden tardar bastante en ser localizadas.

Imperfecciones muy pequeñas 1 (VS1): Las imperfecciones de claridad en los diamantes VS1 son apenas visibles. Cuando se buscan pequeñas alteraciones de claridad usando una lupa, se puede tardar unos cuantos segundos hasta que se localice el punto exacto.

Imperfecciones muy pequeñas 2 (VS2): Las imperfecciones de los diamantes VS2 son fácilmente perceptibles con un lente de aumento 10x.  En la gran mayoría de casos, la imperfección es lo suficientemente grande como para que se pueda encontrar rápidamente.

Imperfecciones pequeñas 1 (SI1): Este tipo de diamante presenta imperfecciones fácilmente detectables (excluyendo los cortes escalonados como Asscher o Esmeralda). Las marcas de claridad SI1 son casi siempre limpias, a simple vista.

Imperfecciones pequeñas 2 (SI2): Las imperfecciones en piedras de claridad SI2 son claramente visibles en cortes del tipo Esmeralda y Asscher. En el resto de los casos, con la ayuda de una lupa de joyero las marcas se notan a simple vista.

Imperfecciones 1 (I1) : Las imperfecciones en diamantes con una claridad de I1 son más obvias a simple vista, incluso cuando se utilizan cortes brillantes.

Imperfecciones 2 (I2), Imperfecciones 3 (I3): Los diamantes con grado de claridad I3 tienen imperfecciones que son muy obvias a simple vista, motivo por el cual, no se trata de una compra recomendada.

¿Cómo se determinan los grados de claridad?

Para determinar la claridad del diamante, los expertos analizan su apariencia estando situado boca arriba, utilizando un microscopio con 10x de aumento.

Sin embargo, para identificar cualquier imperfección en la piedra, se usa una lente de aumento superior a 10x. De lo contrario, podría ser un trabajo complejo que daría como resultado un diagnóstico con poca precisión.

Existen un total de cinco factores para determinar los grados de claridad de un diamante: tamaño, naturaleza, número, ubicación y relieve de las imperfecciones.

Tamaño

Mientras más grande sea el tamaño de la imperfección, mayor será su impacto a la hora de determinar el grado de claridad del diamante.

Naturaleza

La naturaleza de la imperfección se refiere al tipo y procedencia de esta. Para analizarla, se valora la profundidad y cualquier otra característica ubicada en el interior del diamante. 

En el caso de una imperfección situada en la superficie del diamante (que no haya penetrado en su interior) nos referimos a una mancha, en lugar de a una imperfección.

Cantidad o número

Se refiere a las diferentes imperfecciones que puedan aparecer dentro de una misma piedra, así como sus posibles características y diferencias.

Ubicación

La ubicación de una imperfección es el lugar del diamante donde se encuentra ubicada. Si la mancha está situada cerca del centro, el grado de claridad se verá mucho más afectado.

Si la mancha está cerca de la faja, se trata de una imperfección más complicada de ver. Las imperfecciones que se encuentran cerca de los pabellones pueden reflejarse causando múltiples manchas.

Ahora echamos un vistazo a un ejemplo claro con un par de diamantes. Ambos, son piezas de grado SI1 de claridad 1.50 ct. Sin embargo, uno de ellos tiene una imperfección de punto muerto. Esto lo convierte automáticamente en una compra no recomendada.

Si la imperfección estuviera a un lado del diamante apenas se notaría, incluso, podría llegar a quedar oculta al ser encajada en un anillo. 

Finalmente, si la imperfección se observa más allá del culet del diamante, se tratará de una mancha con menos impacto en el grado de claridad del diamante.

Relieve

El relieve es el contraste notable entre la imperfección con el resto del diamante. Es decir, lo fácil que resulta verla cuando damos un vistazo rápido por la superficie general de la piedra. 

Cuanto más alto sea el relieve, más oscuro es el color de la imperfección, lo que, afecta directamente la clasificación del diamante.

El error más común

El error más común es comprar un diamante con un grado de claridad demasiado alto para apreciar imperfecciones, con la única intención de hacer una inversión segura.

A continuación, te muestro las características que debes analizar al comprar un diamante, según su grado de claridad.

IF/ FL (Interior impecable)

Si eres capaz de ver algo en el interior de un diamante con certificado IF/FL, ten por seguro que es una simple mota de polvo.

Cuando un diamante de interior impecable se mira bajo la lupa es simplemente perfecto.

claridad del diamante certificado IF-FL

Imperfecciones extremadamente pequeñas 1 (VVS1)

Un diamante como este tiene imperfecciones tan diminutas que solo se pueden ver utilizando un microscopio.

En las fotografías de alta definición apenas se aprecia la mancha, dado que el lente de la cámara sólo enfoca un nivel de profundidad.

Claridad del diamante VVSI

VVS2 (Con imperfecciones muy ligeras – 2º Grado)

En este tipo de diamante las imperfecciones no son manchas grandes. A menudo se trata de un pequeño grupo de manchas VVS1 separadas que al aparecer juntas equivalen a un grado de claridad de VVS2.

claridad del diamante VVS2

VS1 (Con imperfecciones ligeras – 1er grado)

Para localizar una imperfección de tipo VS1 una simple lupa de joyero servirá. Una mancha a este grado de claridad es todavía bastante pequeña, y nunca será perceptible a simple vista.

VS2 (Con imperfecciones ligeras – 2º Grado)

Las manchas de grado VS2 son casi siempre limpias, y se localizan a simple vista. Aunque se pueden ver con mucho más detalle al utilizar una lente de aumento 10x.

Dentro de esta categoría, el tamaño de la imperfección está relacionado directamente con el tamaño del diamante. Al comprar un diamante de 4 quilates, es más probable que una imperfección VS2 sea más visible que en un diamante de solo 1 quilate.

SI1 ( Con pequeñas imperfecciones – 1er Grado)

Lo más  normal en estas categorías es que la piedra presente una acumulación de imperfecciones en forma de puntos pequeños y nubes de puntos diminutos. 

Estas, por supuesto, terminan afectando al grado de claridad que se le otorgará al diamante.

claridad del diamante SI1

SI2 (Con pequeñas imperfecciones- 2º grado)

Con cortes escalonados de tipo Esmeralda y Asscher, una imperfección de claridad SI2 será probablemente visible cuando miramos a simple vista. Para el resto de tallas hay que examinar la piedra muy de cerca.

Otro rasgo común es los diamantes de grado SI2 son los llamados «spready». En estos casos, la imperfección SI2 se extiende por toda la piedra, y no se concentra únicamente en una área determinada.

claridad-del-diamante-SI2

I1 (Imperfecciones – 1er Grado)

Las imperfecciones en diamantes con grado de claridad I1 son tan obvias que no se requiere de lente de aumento para encontrarlas. Además, las manchas se hacen más notables en los cortes escalonados (Cortes Asscher y Corte Esmeralda).

La mayoría de los grados de claridad que se otorgan a los diamantes se componen de la suma de varias manchas o imperfecciones.

Diferentes tipos de imperfecciones

Existen varios tipos de imperfecciones cuando se quiere determinar el grado de claridad del diamante.

Nube

Una nube no es una imperfección propiamente dicha, se trata de un grupo de pequeños puntos que afectan de forma negativa al brillo del diamante. Si hay muchas nubes dentro de un diamante, lo llamamos diamante nublado.

Granulación 

Esta imperfección se debe al crecimiento irregular del cristal durante su formación. Mancha que genera granulación interna en forma de líneas blancas, de color o brillantes, y que dan un aspecto muy nebuloso.

Cavidad

Las cavidades se muestran con o sin color según el tipo de minerales en el interior del diamante. Si las imperfecciones de cristal son coloreadas, son mucho más obvias en apariencia, y lo más seguro es que puedan verse a simple vista.

Pluma 

La pluma es una pequeña cavidad dentro del diamante y, según el ángulo en el que se mire, se mostrará transparente, o creará una apariencia más blanca.

Ahora que ya conoces los tipos de imperfecciones en un diamante te sugiero considerar la opinión de un experto. Y, si estás ansioso por efectuar la compra, confía siempre en los certificados emitidos por GIA.

Gráficos de claridad

El gráfico de claridad  es una figura que muestra las ubicaciones y los tipos de imperfecciones que se encuentran en un diamante.

Similar al funcionamiento de la huella dactilar en los humanos, cada gráfico es diferente.

En él, se encuentra un mapa exacto con la ubicación de imperfecciones y manchas en el interior del diamante. El gráfico de claridad ayuda a examinar la piedra, para ver si las imperfecciones son perceptibles o no a simple vista.

Cuando compras un diamante y recibes un certificado de GIA o AGS, el informe incluye un gráfico de claridad, especialmente para compras de diamantes de 1 quilate o más.

El GIA utiliza colores en sus gráficos con el fin de organizar  las imperfecciones. El rojo se usa para mostrar las imperfecciones interiores, fallas dentro de la piedra. El verde marca las imperfecciones sobre la superficie.

Revisar un gráfico es realmente útil, pero no todas las posibles imperfecciones están listadas. Por ejemplo, aquellas que no afectan a la apariencia visual del diamante se listan sólo como comentarios.

Características invisibles

Incluso para los más expertos es difícil encontrar imperfecciones en piedras de claridad VVS2

En el caso de un diamante VS1 se puede realizar este proceso aún más rápido, dado que las imperfecciones aparecen inmediatamente con una lupa de 10x de potencia.

Cuando se alcanzan los grados SI1 y SI2, se nota una concentración mayor de imperfecciones que son visibles a simple vista. Por tal motivo, es necesario acudir a vendedores que aporten fotos de alta calidad.

Rasgos cortados

Imagina que la inversión total para comprar un anillo de diamantes es similar a una tarta.  

Cada una de las características de la piedra es una porción de la tarta, y cuanto más gastemos en una característica, mayor será la porción que ocupa.

Asegurarte de que el trozo sea lo suficientemente grande como para no restarle belleza al diamante.

Imperfecciones desiguales

No todas las imperfecciones se forman de la misma manera.

Existen imperfecciones brillantes y otras completamente opacas. Lo mismo sucede con el color, pueden ser tanto blancas como negras. 

La ubicación también es relevante, según donde aparezca la imperfección será más o menos evidente. 

Si se trata de una mancha que aparece en el centro del diamante será fácilmente visible. Hay otras que están tan alejadas de los lados que apenas se notan.

El grado de claridad del diamante toma en cuenta el tamaño de la imperfección, rara vez se considera su color o su opacidad.

¿Por qué es tan importante ver una foto del diamante antes de comprarlo?

Si has llegado hasta aquí, entiendes lo importante que es calcular el grado de claridad del diamante. Por ello, sabrás el valor que tiene ver una fotografía de alta calidad de la pieza que estás interesado en comprar.

James Allen tiene un sistema de fotografía donde se pueden revisar ejemplos de claridad real. Se trata de una herramienta que llaman « 360°» y que nos proporciona un aumento de 18x alrededor de toda la piedra.

Claridad en el diamante: Consejos de compra

Antes de comprar un diamante, hay algunas cosas que debes saber para conseguir la mejor combinación entre precio, calidad y belleza.

No pagues más dinero del que deberías

En la mayoría de los casos, un diamante VS1 o VS2 tendrá una claridad tan limpia como un diamante de grado FL, con la diferencia de que cuesta mucho menos.

En lugar de buscar un cierto grado de claridad, es más óptimo elegir un grado de claridad más bajo y que se vea igual de limpio a simple vista.

Es mejor invertir la mayor parte de nuestro presupuesto en factores que determinan la belleza del diamante, tales como la calidad de la talla.

Ten en cuenta el mejor grado de claridad en cada corte

El mayor grado de claridad de cada piedra depende de su talla. Os dejo mis recomendaciones para encontrar la mejor opción:

Para diamantes de corte redondo: Si son piezas de menos de 1 quilate, un grado de claridad VS2 o SI1 nos dará un diamante limpio. 

Para los diamantes que tienen un corte redondo de 1 quilate o más, un una claridad VS1 o VS2 ofrece buena claridad y limpieza. 

– En el caso de cortes Esmeralda, Cortes Asscher y Baguettes: Los diamantes con un corte escalonado muestran su imperfecciones más fácilmente. Optar por un VS2 en estas tallas es la mejor manera de asegurarnos el mejor valor.

Corte Princesa, Cojín, Oval, Radiante, Marquesa o Pera: Busca en categorías inferiores, dado que este tipo de tallas ocultan las imperfecciones mucho mejor que las otras formas. Elige un SI1 o un SI2 para aprovechar al máximo el presupuesto.

Para los diamantes con forma de corazón: La opción recomendada es optar por un VS2 o SI1, son los que mejor esconden las imperfecciones. Incluso, mejor que los diamantes de corte redondo, aunque no tan bien como las formas Oval o Princesa.

No te olvides de revisar el diamante muy de cerca

Antes de comprar la pieza revisa el diamante con tus propios ojos.

Si compras por Internet, los vendedores en línea deben facilitarte imágenes en alta calidad de la piedra.

El objetivo es encontrar un diamante que esté limpio sin pagar de más. Si no estás seguro,  busca la opinión de un experto.

Claridad del diamante – Un ejemplo real

A continuación, analizamos varios ejemplos reales, para ver de qué forma afecta la claridad de un diamante a su precio.

El primer diamante a revisar es uno de grado I1 y de 1.00 quilates.

Cuando vemos este diamante con una lente de 9x de aumento, apenas podemos apreciar nada, por lo que podríamos decir que no tiene imperfecciones aparentes. 

Cuando se mira a través de un mayor aumento, se puede observar una pequeña imperfección, con una calidad ligeramente opaca. Un joyero experto podría cubrirla con una punta con el fin de dar al diamante la apariencia de estar completamente limpio.

Imperfecciones ocultas

Ahora, pasamos a ver exactamente el mismo diamante pero esta vez utilizando un aumento de 18x.  

De esta forma, se puede visualizar más claramente la imperfección, pero su color permite que se mezcle con el color natural del diamante y pase desapercibido.

El siguiente diamante a analizar es un VS2 de 1,01 quilates.  Este cuenta con una pequeña imperfección ubicada casi en el centro de la tabla. Se trata de una imperfección de color negro que la hace mucho más visible.

Cuando se combina la posición con el color de las imperfecciones se hacen visibles a simple vista a pesar de que tengan un grado de claridad de VS2.

¿Y qué hay del precio en estos diamantes?  

El VS2 de James Allen, listado por un precio de 5.010 dólares. El diamante I1 cuesta 3.290 dólares.

La diferencia en el precio de ambas piedras es evidente y demuestra que es posible conseguir un diamante que sea vea mejor, incluso, cuando se trata de una piedra más económica.

Recuerda: No inviertas en una mala decisión

El mayor mito sobre los diamantes es que son una inversión inteligente. Te recomiendo leer nuestros artículos de principio a fin. La mejor manera de tomar una buena decisión es saber a la perfección qué es lo que se busca.  

Los diamantes son un producto de venta al público como cualquier otro. Una piedra pasa por varias etapas de producción y distribución: minería, pulido, distribución, venta al por menor, y finalmente llega a las manos del cliente.

La gran mayoría de diamantes pierden al menos un 30 o 40% de su valor cuando salen de la joyería. Al igual que los coches, cuando salen del concesionario.

Conclusión

Para terminar, un consejo lleno de sentido común, mientras el diamante se vea claro y brillante a simple vista, no importa el grado de claridad que tenga.

En diama.net creemos que es más recomendable invertir el presupuesto en conseguir un diamante de más quilates, en vez de uno que tenga una claridad perfecta.

Y para rematar, recuerda: sigue los consejos de este artículo y fijate en todo lo que hago para no perder mi dinero. ¡Te sugiero que tú también lo hagas!