¿Te has topado con más de 10 formas populares de diamantes y aún no sabes cuál elegir?

Si quieres conseguir el diamante perfecto, en esta guía te ayudo a encontrarlo. Elige entre más de 12 formas de diamantes distintas, y haz que te represente en cualquier  ocasión y  evento.

También, os muestro una visión general de los detalles y características que debes mirar en cada talla. Aprende a destacar los puntos fuertes y débiles de cada piedra en particular. ¡Acompáñanos!

Importancia de la forma de los diamantes

La forma de los diamantes es un aspecto importante, que hace a cada piedra un ejemplar único.

Ya sea una talla redonda o un corte tipo cojín, la forma de la piedra tiene una gran relevancia en el resultado final de, por ejemplo, un anillo de compromiso.

Además, es una característica que impacta sorprendentemente en el precio final de la joya.

Aunque existe una gran variedad de formas, la elección final dependerá del gusto y la función mejor adaptada al estilo de vida. 

Optar por un corte redondo resulta atemporal y es, sin duda, una excelente opción. Después de todo, ¿quién puede decir que no a un diamante tan impresionante como este? 

No obstante, existen muchas otras formas populares entre las que se incluyen los cortes princesa, cojín o esmeralda. Para elegir solo tienes que reconocer cuál se acopla mejor a tu gusto y personalidad.

Existen otras formas de fantasía que también han ganado popularidad hoy en día. El caso de la pera, el corazón o los diamantes con forma de trillón, son algunos ejemplos. 

Cada forma dispone de sus propias ventajas y desventajas. Ofrece diferentes características tanto en apariencia como en brillo y, por supuesto, el precio por quilate.

Por lo tanto, para seleccionar la piedra ideal conviene estar al día y conocer toda la información posible acerca de las diferentes formas de diamantes.

Formas de diamantes vs cortes de diamantes ¿Cuál es la diferencia?

La forma y el corte de los diamantes son dos propiedades que a menudo se confunden. Sin embargo, se trata en realidad de dos términos bastante distintos.

La forma de los diamantes es aquella que determina el contorno o la figura externa de la piedra. Por ejemplo, la forma de pera o el brillante redondo. 

Es en sí, un término que hace referencia tanto a la forma como a la apariencia real del diamante.

No obstante, el corte o la talla del diamante define las facetas, simetría, dimensiones y lo bien que ha sido cortada o pulida la pieza. Es el factor que determina finalmente el aspecto reflectante del diamante. 

Un diamante en forma de corazón, por ejemplo, puede tener una talla superficial o profunda, opaca o brillante. 

Estos son factores no afectan directamente la forma, dado que, sigue teniendo forma de corazón.

Así que, mientras más exquisita sea la talla de un diamante, mayor será el nivel de brillo y chispas que éste puede ofrecer.

Si estás buscando el diamante ideal, lo primero que debes hacer es seleccionar la forma deseada. Una vez determinada, tratar de encontrar la mejor talla según su forma.

Te invito a consultar nuestra guía de corte de diamantes para que puedas sacarle el máximo partido a tu presupuesto. Sin duda, conseguirás la mejor pieza sin gastar dinero de más.

Antes de continuar aclaremos un pequeño detalle.

Para saber cuán proporcional es un diamante, teniendo en cuenta cuál es su forma prevista, debes establecer una relación entre las medidas de longitud y anchura.

Esta proporción se obtiene de la división entre ambas. Por ejemplo, si un diamante tiene una longitud de 5 mm y una anchura de 3 mm, la relación longitud/anchura será de 1,67.

Formas de diamantes más populares

Actualmente, existen al menos 12 formas de diamantes que se han ido popularizando a lo largo de los años. 

Se trata de aquellas formas que han superado la prueba del tiempo. Y, además siguen destacado por su belleza y capacidad de mostrar un brillo espectacular.    

Formas de diamantes

1. Diamantes redondos con corte brillante

Iniciemos hablando de la forma de diamante que se considera líder en términos de popularidad. La talla brillante redonda.

Esta forma representa más de dos tercios del total de diamantes vendidos de a nivel mundial.

En el año 1919, Marcel Tolkowsky publicó un escrito titulado «Diseño de diamantes». Un estudio sobre la reflexión y refracción de la luz en el diamante.

Tolkowsky, explica cómo afectan  los ángulos de visión para que un diamante produzca el mayor nivel de brillo y fuego. 

Su trabajo resultó ser un gran éxito y generó un aumento en la popularidad de este tipo de talla. Que, por cierto, sigue siendo muy  consistente hoy en día.

La exquisita forma redonda permite la máxima reflexión de la luz y hace que estas piezas tenga una increíble brillantez. 

Los cortes brillantes redondos cuentan con un total de 58 facetas, incluyendo el culet.

Los diamantes de esta forma que resultan más estéticos, son aquellos que cuentan con una relación de longitud/anchura de 1.0 – 1.03.

La belleza dependerá, significativamente, de la exquisitez con la que es trabajada la piedra. Este es quizás el elemento más importante a la hora de seleccionar un diamante como este.

Son muchos los puntos fuertes que un corte brillante ofrece, y todos son despampanantes.

Esta piedra proporciona un brillo excepcional y un aspecto clásico, sin edad. Los diamantes de corte redondo brillante son una buena opción para anillos de compromiso, collares u otras piezas de joyería fina.

Ejemplo de precios:

a) Basado en un diamante de 1.02 quilates con excelente corte, color grado J y una claridad SI1: $4,191 (vía Blue Nile).

b) Basado en un diamante de 1.07 quilates con un corte ideal, color H y una claridad de SI2: $4,475 (vía Blue Nile).

2. Diamantes de corte princesa

Esta forma de corte destaca por su elegancia. Es además, la segunda en popularidad después de los redondos con corte brillante. 

La forma de los diamantes princesa se crea a partir de una pieza en bruto con forma de pirámide invertida. 

Siendo un cuadrado de forma tradicional, el corte tipo princesa ofrece mayor brillo y fuego que otros diamantes de forma similar. 

Respecto a la relación existente entre su longitud y anchura ésta ha de ser de 1,0-1,05 para las formas cuadradas. Y, para los cortes princesa rectangulares de 1.5-2.0. 

Para minimizar posibles daños en las esquinas de la piedra, al comprar un corte princesa, recomendado colocar puntas en las cuatro esquinas. Así, las posibles imperfecciones quedarán ocultas. 

En este caso, es aceptable elegir un diamante de corte princesa que presenta pequeñas manchas en los bordes.

Un punto fuerte de este diamante es que permite tener un contorno geométrico y perfectamente cuadrado. Además, emite la  misma cantidad de brillo que uno de talla redonda brillante. 

Debido al mayor rendimiento que ofrece la talla princesa, el precio por quilate es mucho más bajo que el de corte redondo.

Ejemplo de precio:

a) Basado en un diamante de 1.01 quilates, grado I de color y grado de claridad VVS2: $3,291 (vía Blue Nile).

3. Diamantes con corte esmeralda

Estos diamantes cuentan con una gran superficie de tabla y ofrecen abundantes reflejos a través de sus largas y rectas líneas. Los diamantes de corte esmeralda se pueden encontrar tanto en formas cuadradas como rectangulares.

La proporción longitud/anchura más tradicional que se encuentra en este tipo de corte  va de 1,30 a 1,60. La de mayor popularidad es la de 1,50.

Para comprar un diamante de corte esmeralda debes tener cuidado con las imperfecciones que presente la piedra.

Este corte cuenta con una tabla muy grande, y por lo tanto las posibles manchas se hacen más notables

Por ello, es aconsejable buscar calidades que no bajen de los VS1 o VS2. En la mayoría de casos un diamante de grado SI1 las imperfecciones son apenas visibles. 

No obstante, el riesgo es demasiado alto cuando se trata de un corte esmeralda. Por lo tanto, vale la  pena ir a lo seguro.

Lo más notable en la forma de los diamantes esmeralda es el tamaño superior que ofrece respecto a otros diamantes que tienen la misma cantidad de quilates

Estos ejemplares son una opción de primera calidad si lo que buscas es una pieza en la que predomina el tamaño. Además, no se tiene que invertir grandes cantidades de dinero.

Ejemplo de precio:

a) Basado en un diamante bien cortado al estilo esmeralda y con 1.01 quilates, grado de clor I y claridad VVS1: $3,200 (vía James Allen).

4. Diamantes con corte de cojín

Los diamantes con cortes de cojín son cuadrados y tienen los bordes redondeados. Debido a su precisa reflexión y dispersión de la luz, posee un brillo excepcional.

Estas piezas en particular, pueden diseñarse con diversas variaciones, entre las que se incluyen la forma estándar, modificada y moderna.

Aunque el corte cojín es a menudo cuadrado, también puede ser rectangular. Por lo tanto, la proporción longitud/anchura, varía dependiendo de la forma.  

Los de talla cuadrada, mantienen una proporción entre 1.0 – 1.09. Para los de diseño rectangular la relación se mueve entre el 1,15 y el 1,25.

A la hora de comprar un diamante con este corte, lo mejor es optar por los que tienen una profundidad y una tabla menor al 70%. 

De esta manera, aseguras que tanto el brillo como el fuego se mantengan a lo largo de toda la profundidad del diamante.

Un punto a favor del corte cojín es que propone diferentes estilos de corte. Se trata de un diamante que ofrece grandes opciones de personalización. 

Además, combina interesantemente lo atractivo y lujoso de la moda clásica con un brillo de estilo moderno.

Ejemplo de precio:

a) Un diamante cortado en forma de cojín de v1 quilate, grado de color E y una claridad de VS2: $3,570 (vía James Allen).

5. Diamantes con corte Asscher

Una deslumbrante alternativa al Corte Esmeralda, son los diamantes cortados al estilo Asscher.

Esta forma de diamante presenta una tabla más pequeña y facetas con más capas. La brillantez se logra mediante la reflexión reflejada en la parte inferior de la tabla. 

Este tipo de pieza tiene las esquinas recortadas, por lo que, aporta  estilo y un extra de estabilidad.

Su relación largo/ancho para un corte Asscher cuadrado debe de estar entre 1.0 – 1.05. De esta manera, se consigue mantener una proporción y aspecto cuadrado a simple vista.

Si estás pensado comprar un diamante con este tipo de corte, ten en cuenta que no se puede enmascarar el color del material en bruto. 

Los diamantes tipo Asscher se cortan para enfatizar su claridad y brillo, así que no se oculta nada. Lo recomendable, en este caso, es adquirir un grado mínimo de color H.

La gran precisión requerida para crear el corte Asscher genera un atractivo visible a simple vista en su esmaltado. 

Pese a que es similar al Corte Esmeralda, este diamante tiende a ofrecer un poco más de brillo, debido a lo alto de su corona y las 58 facetas.

Ejemplo de precio:

a) Basado en un diamante de 1.01 quilate, grado I de color y claridad de VVS1 : $3,858(vía Blue Nile).

6. Diamantes en forma de pera

Este estilo de diamante presenta un lado redondeado que se va estrechando hasta llegar a un punto. La forma se asemeja a una lágrima o pera.

Son, sin duda, una elección elegante y atemporal. Si lo compras para engarzar a un anillo, el extremo puntiagudo apuntará siempre hacia el corazón del portador. 

En este tipo de corte, la simetría consigue dar un aspecto equilibrado y un brillo perfectamente uniforme.

La forma de los diamantes con corte de pera tienen una relación proporcional de 1,45 y 1,75.  Dependiendo, ciertamente, de qué tan ancha o estrecha sea la forma.

La relación longitud/ancho juega un papel fundamental en los diamantes con forma de pera.

Por lo tanto, al momento de comprar se debe tener en cuenta la severidad de su coraza, es decir, la zona oscura que atraviesa el centro del diamante. 

Todos los diamantes que tienen forma de pera y, también otros diseños de fantasía alargados, suelen tener pajarita. Si esta característica es demasiado prominente, la piedra se convierte en algo especial. 

Un diamante en forma de pera puesto en un anillo de compromiso, sin duda, resulta encantador. De hecho, las piedras bien cortadas son más difíciles de encontrar y tienen la particularidad de disimular bien las imperfecciones.

Ejemplo de precio:

a) Basado en un diamante de 1.01 quilates, grado de color E y una Claridad SI: $4,210 (vía James Allen).

7. Diamantes ovalados

El diamante ovalado es una elección exquisita para aquellos que desean llevar una forma única. Estos cortes resultan ser muy similares a los que ofrece la talla redonda, sobre todo en brillo y chispa.

La silueta alargada de este diamante ofrece gran belleza, incluso cuando es comparada con otras formas del mismo quilate.

En cuanto a la relación largo/ancho, al diamante con forma ovalada le favorece una proporción entre 1,30 – 1,50.

Si piensas comprar un diamante ovalado, también debes prestar especial atención a la pajarita. Es lo que se conoce como la zona oscura que atraviesa el centro del diamante. 

Pide ayuda a un experto para determinar si es prominente o no. 

El corte oval además de ser elegante, es más duradero porque no tiene bordes puntiagudos que sobresalgan. Se caracterizan por tener un precio más bajo que los cortes redondos brillantes, a pesar de su  forma curva.

Ejemplo de precio

a) Basado en un diamante de 1 quilate, grado de color F y claridad SI1: $4,250 (vía James Allen).

8. Diamantes con forma de corazón

Un diamante con forma de corazón es un inconfundible símbolo de amor. Y, siempre será una exquisita figura que merece la pena engastar en un anillo de compromiso

Aunque también, luce perfecto en unos colgantes u otra pieza de joyería que queramos regalar a nuestra pareja. 

La forma de los diamantes de corazón varía en esbeltez y anchura, siendo seleccionados principalmente según el gusto personal del cliente. 

Esta pieza bien cortada debe estar completamente simétrica, ya que debe mostrarse completa y equilibradamente.

La proporción entre la longitud y la anchura de la forma del corazón es de 1.00. Cuanto más baja sea la proporción, más «regordete» parecerá un diamante con esta forma. 

Si esta relación está por encima de 1.10, el corazón parecerá estar más estirado (alargado, alto y delgado).

A la hora de comprar un diamante como este, debes optar por un quilataje alto. Esto es debido a que su forma, se ve mejor en un quilate elevado, como 1 o 2. 

En caso de utilizar un  peso menor, un ajuste con tres puntas ayudará a resaltar el contorno del diamante.

Un diamante con esta característica requiere un corte de primera calidad. Por lo que,  tiene la ventaja de prolongar y  aumentar su valor con el tiempo.

Ejemplo de precio

a) Basado en un diamante con forma de corazón de 1.01 quilates, color con grado H y claridad VS2: $3,920 (en James Allen).

9. Diamantes con corte radiante

La forma de los diamantes radiantes es muy característica debido a las numerosas facetas que consigues en su pabellón y su corona

Estas piedras ofrecen un alto nivel de brillo y tiene las esquinas recortadas. Características que le permiten combinarse de manera preciosa con otros diamantes redondos o cuadrados.

Su relación de largo a ancho, la cifra de rango ideal para una talla cuadrada está entre 1.0 – 1.05. Las tallas en versiones rectangulares pueden tener una proporción de hasta 2.0.

Para adquirir un diamante radiante debes tener en cuenta que las diferencias de color son más difíciles de percibir que en otras formas. Un grado de Color H es suficiente para esta talla. 

Gracias a su talla tiene muchas facetas y ángulos, que lo hacen parecer hielo agrietado. Por lo que, los posibles defectos e imperfecciones que presente la piedra se  puede ocultar fácilmente. 

Las esquinas biseladas que encontramos en los cortes radiantes permiten una mayor estabilidad. Esto lo convierte en una sabia elección para quienes tienen un estilo de vida activo.

Ejemplo de precio

a) Basado en un exquisito corte radiante de 1.022 quilates, grado de color H y claridad VS1: $4,109 (vía Blue Nile).

10. Corte marquesa

El cuerpo estrecho de los diamantes de corte marquesa se asemejan a la forma de un ojo alargado. Tiene características muy delicadas y hace que el dedo parezca más largo y delgado.

Debido a la  estructura única de este corte, la proporción de la talla es muy particular.  Se recomienda, una relación entre longitud-anchura de 1,85 a 2,1.

Para comprar la forma de los diamantes marquesa, toma en cuenta que la simetría es algo importante, debido a su forma alarga. Fíjate que ambos extremos puntiagudos se alinean casi perfectamente entre sí. 

La figura alargada del corte marquesa da la apariencia de ser un diamante más grande cuando se compara con otros del mismo quilate. 

Además, se trata de un diseño de gran delicadeza ya que los dedos del portador parecen más delgados y largos.

Ejemplo de precio:

a)Basado en un diamante marquesa de 1.03 quilates, grado de color H y claridad VS1: $4,730 (vía James Allen).

11. Diamante con corte Baguette

La forma de los diamantes con corte estilo baguette presentan 24 facetas paralelas. Allí, se destacan largas líneas paralelas con notable claridad. 

Su forma rectangular cuenta con un corte escalonado, consiguiendo ser preciosos centros para un anillo o elegantes piedras para ubicar en zonas laterales.

Su relación entre el largo y el ancho se basa en la preferencia personal y el uso que se le dará al diamante. No obstante, la proporción estándar varía alrededor de 1.50 y 2.40.

Para comprar diamantes Baguette ten en cuenta, que este tipo de talla está disponible en tamaños más pequeños. Son perfectos para acompañar a otra piedra o como parte de un anillo de boda

También, se pueden colocar una al lado de la otra para obtener un gran conjunto de diamantes. Sin duda, una talla que ofrece gran versatilidad de uso. 

Respecto a la claridad, debes buscar las más alta posible, dado que este corte facilita que las posibles imperfecciones se vean a simple vista.

La forma de barra es un punto a favor de los diamantes baguette. Estos ofrecen un tamaño excepcional incluso a un bajo quilate. Su claridad y  simetría lo convierten en un perfecto clásico y atemporal.

Ejemplo de precio

a) Basado en un diamante baguette de 1.0 quilate, color G y claridad VS1: $3,200.

12. Forma de trillón

Los diamantes con talla en forma de trillón son increíblemente encantadores y únicos. A diferencia de las formas redondas, cuadradas o rectangulares, el trillón casi siempre causa en sus espectadores una gran impresión.

Gran parte de su encanto se debe a las intensas características de brillo y fuego. Este tipo de diamantes difieren mucho de las formas más populares, pero son igual de exquisitos.

La proporción ideal que se ha de mantener entre su longitud y anchura es de 1,0 – 1,10.

Al momento de comprar la forma de diamantes trillón mirar el engarce y asegurar que los bordes están bien protegidos. Si tiene imperfecciones cerca de las puntas, probablemente estén escondidas por los dientes o los bordes de la joya.

Además, tiene rasgos que destacan por ser afilados y únicos, lo que crea una apariencia elegante y maximizada por el ancho la forma. 

Por esta razón, este corte tiende a parecer más grande que otros diamantes que tienen el mismo peso en quilates.

Ejemplo de precio

a) Basado en un diamante de 1.0 quilate, grado de color G y claridad VS1: $5,180.

Preguntas frecuentes sobre formas y cortes de diamante

¿Quieres comprar un diamante y no estás seguro de qué forma elegir? Aquí tienes la respuesta a preguntas comunes sobre corte y forma de los diamantes.

¿Cuál es el mejor corte para un diamante?

Lo primero a tener en cuenta es que no existe un «mejor» corte de diamante. Cada talla y forma de piedra tiene sus propias fortalezas y debilidades. Por lo tanto, la mejor forma depende directamente de los gustos personales, preferencias y presupuesto.

La forma de los diamantes redondos brillantes es la que ofrece mayor nivel de brillo y fuego. Esto significa que tiende a brillar más que las otras tallas. Sin embargo, también es la forma de diamante más cara desde una perspectiva de coste por quilate. 

¿Debe considerarse en este caso como la mejor forma de corte? Por supuesto que no.

En relación calidad-precio, los diamantes ovalados, pera y marquesa cobran una mayor importancia.  

Estos a menudo parecen más grandes de lo que son. Es decir, que para su coste ofrecen una buena combinación de brillo y relación entre calidad y precio. 

El caso de la talla princesa es también una gran compra por el valor que ofrece en comparación con su coste. Una forma ideal para aquellos que quieran obtener la mayor cantidad de quilates según su presupuesto.

En definitiva, no hay un corte «mejor». A la hora de comprar diamantes lo más óptimo es elegir sabiendo que, de cara al futuro, será una pieza disfrutada y apreciada.

¿Qué corte de diamante brilla más?

Sin duda, la talla brillante redonda es la que ofrece el mayor nivel de brillo. Cuenta con 58 facetas, y está diseñada específicamente para ofrecer el mayor brillo que una piedra preciosa puede dar.

Otras formas de diamantes que también ofrecen una gran cantidad de brillo, son:

Corte radiante

Como su nombre sugiere, la talla radiante es extremadamente brillante, especialmente cuando se expone a una fuente de luz. 

Un diamante de esta talla tiene 70 facetas, que le permite absorber y reflejar una increíble cantidad de luz.

Corte cojín

La talla cojín es una combinación de corte redondo brillante con una talla clásica. Esta mezcla le da a esta forma, mucho brillo cuando está bien cortada

Como extra, la forma de los diamantes de estilo cojín es usualmente más barato que un diamante redondo de corte brillante. Ambos cuentan con características similares (corte, claridad, quilates y color).

Corte ovalado

Los diamantes ovalados ofrecen un brillo y chispa similar a los de talla redonda brillante. Además, debido a su forma, los diamantes de esta talla también pueden llegar a parecer más grandes que otros cortes.

Talla Marquesa

Los diamantes de la talla marquesa tienen un total de 58 facetas que proporcionan a la piedra un brillo excepcional

La particular forma de esta talla, hace que se vea más grande que otros diamantes con un peso equivalente en quilates.

Mientras que la forma de un diamante puede afectar directamente su brillo, no es, para este caso, el único factor que determina cuánto brillará una piedra preciosa.

Ten en cuenta, que la calidad en el corte de un diamante tiene un gran impacto en el el brillo final  de la pieza. 

Mientras que un diamante con categoría Excelente (GIA) o Ideal (AGS) se ve fantástico en prácticamente cualquier tipo de forma;  un diamante redondo de corte brillante será poca cosa en comparación a piedras inferiores que tienen categorías (GIA o AGS).

Es importante entonces, ver un poco más allá de la forma del diamante, sobre todo mucho brillo y fuego en una piedra. 

Pese a que la forma juega un papel muy importante en la obtención de estos resultados, no es el único factor que determina cuánta luz será capaz de reflejar un diamante.

¿Cuál es la talla de diamantes más cara?

Sin duda, los precios más elevados pertenecen a la talla redonda brillante.

Comprar un diamante de esta forma implica pagar más dinero que por otro corte con un color, claridad y peso en quilates similar.

Esto se debe a que se pierde mayor cantidad de diamantes en bruto durante el proceso de corte y pulido. 

En promedio, para un corte redondo brillante, sólo alrededor del 40% del diamante en bruto permanece en la pieza final. Es decir, se desperdicia un 60% del diamante en bruto.

En cuanto a las tallas de diamante más asequible consigues las siguientes:

  • Corte Asscher
  • Corte Esmeralda
  • Corte Esmeralda
  • Corte Radiante
  • Corte de cojín
  • Corte princesa

Ten en cuenta que no es algo que se deba interpretar al pie de la letra.

Las características de cada diamante pueden afectar el precio y la calidad globalmente. 

Por ejemplo, si un diamante con talla esmeralda llegase a costar menos que un diamante redondo brillante, debido a su gran tabla, es más probable que muestre imperfecciones. 

Esto significa que es más factible comprar un diamante con un grado de color más alto o un grado de claridad mayor.

¿Qué forma de diamante es la que parece más grande?

Por norma general, tienen una apariencia más grande los diamantes de forma alargada. Esto se debe, a que tienden a tener una mayor superficie en relación con el peso total del diamante.

Suele denominarse como «tamaño de cara», ya que hace referencia al área total del diamante que es visible cuando está engastado en un anillo. 

Los cortes de diamantes que parecen ser más grandes que su peso en quilates son:

  • Corte Pera
  • Corte ovalado
  • Corte Esmeralda
  • Corte Marquesa
  • Corte trillón

De todas estas formas, el corte al estilo marquesa es el que se nota más grande debido a su longitud. Sin duda, tiene un tamaño de cara más impresionante que al resto de cortes.

Los cortes que tienden a verse más pequeños son los de tipo Asscher, cojín y princesa, debido a su proporción cuadrada entre longitud y anchura.

Conclusión

Para seleccionar la piedra ideal, adaptada a presupuesto y expectativas, es esencial comprender los fundamentos asociados a cada forma de diamante.

Sin duda, nuestros consejos te ayudarán a la hora de realizar la elección. Ya sea a través de Internet o en una tienda física.

Al final, es más relevante tener en cuenta el gusto, estilo y la ocasión para la que está comprando el diamante.

¿Si todavía no estás seguro qué forma de diamante comprar? Contáctanos y estaremos encantados de aclarar tus dudas. Tendrás de primera mano consejos de experto juntos buscaremos tu diamante ideal.