La fluorescencia en los diamantes es una característica importante, que debes tener en cuenta al momento de elegir la gema.

Para evitar errores en la búsqueda y finalmente hacer que resulte una compra ideal, debes mirar a detalle el brillo del diamante

Hoy, os explico todo lo que necesitáis saber sobre cómo funciona la fluorescencia. ¿Quieres conocer más detalles? ¡Empezamos!. 

¿Qué es la fluorescencia en los diamantes?

La fluorescencia en los diamantes es el resplandor que percibimos cuando la piedra se expone a luz ultravioleta (UV). Un efecto que puedes notar bajo la luz solar o «luz negra».

Se estima que solo un 30% de los diamantes brillan al menos un poco. Sin embargo, cuando son expuestos a una luz UV, generan una fluorescencia en diferentes colores.

Aproximadamente el 99% de las veces, el brillo de los diamantes es azul. No obstante, en raras ocasiones, la fluorescencia es de color blanco, amarillo, verde e incluso rojo. 

Según la clasificación GIA, puedes medir la fluorescencia en los diamantes con los siguientes grados: 

  • Ninguna
  • Débil
  • Media
  • Fuerte
  • Muy fuerte

Dependiendo del diamante, la fluorescencia puede mejorar el color base del mismo o hacerlo parecer más nebuloso. 

Esta guía muestra cómo evaluar la fluorescencia en los diamantes, con el fin de ayudarte a encontrar la mejor opción de compra.

¿La fluorescencia en los diamantes es buena o mala? 

Es difícil juzgar la fluorescencia como una característica puramente buena o mala. 

Este efecto luminoso puede acabar resultando tanto positivo como negativo. Es decir, mejora el color de un diamante o hace que este parezca mucho más brumoso. 

Por ejemplo, cuando los diamantes tienen una ligera fluorescencia de tono azul, evita que estos parezcan opacos. De hecho, este brillo hace que la piedra luzca más blanca. 

Por el contrario,  cuando la fluorescencia hace que el diamante se vea borroso, implica que es menos transparente. Por lo tanto, el diamante no conseguirá reflejarse tan bien y por ende, no será tan hermoso a simple vista.

Pero ¿Cuándo la fluorescencia puede afectar de forma negativa la calidad de un diamante? Mira los siguientes ejemplos:

Fuerte fluorescencia azulada: Estos diamantes suelen generar borrosidad y se perciben como  nublados.

Fluorescencia azul media (piedras con alto grado de Color a partir de G): Estos diamantes también suelen aparecer  como lechosos o nebulosos.

Diamantes de grados de color D, E y F con cualquier tonalidad de fluorescencia: Son piedras que no se benefician en absoluto de la fluorescencia. 

En realidad se consideran menos valiosos, por lo que su precio y atractivo también es inferior.

Fluorescencia en los diamantes

Diamantes con fluorescencia azul fuerte

El hecho de que el diamante brille, solo cuando se expone a la luz ultravioleta, es una característica que debería importar. Sobre todo, si pasas tus días encerrado en habitaciones poco iluminadas y con lámparas de luz negra.  

El caso es, que la mayoría de los diamantes que exhiben una fuerte fluorescencia azul se ven más nebulosos en condiciones de luz regular.

La GIA, afirma que incluso la fluorescencia azul fuerte es prácticamente imperceptible para el consumidor medio de diamantes.

Y es que, esta característica se percibe únicamente cuando la piedra se expone a la luz ultravioleta. Por lo que, se recomienda valorar propiamente.

7 consejos sobre la fluorescencia en los diamantes

  • Aunque prácticamente es imposible determinar si la fluorescencia en los diamantes es algo bueno o malo. Ten en cuenta, que el efecto que se produce bajo la luz UV es algo que depende de nuestros propios gustos.
  • Esta característica puede mejorar el color del diamante
  • Si la piedra muestra una fuerte fluorescencia azul, no implica necesariamente que esta tenga un efecto negativo en su color o apariencia general. 
  • Una piedra con una suave fluorescencia te podrá ayudar a ahorrar dinero sin tener que perder brillo.
  • A la hora de comprar diamantes fluorescentes, revisa muy de cerca la política de devolución de la tienda. Solo por si acaso.
  • Siempre debes comprar diamantes con características fluorescentes, en tiendas o minoristas de renombre. Así, puedes asegurar que se trata de diamantes de alta calidad.
  • Por último, al comprar un diamante pide ver las piedras bajo luz UV y luz normal. También, puedes preguntar al vendedor acerca de cómo se ve el diamante cuando se expone a la luz del día.

¿Una elevada fluorescencia significa diamantes brumosos?

Creer firmemente en esta afirmación es una tontería. Existen muchos profesionales que han realizado estudios sobre este tema, encontrando que:

  • Los diamantes con fuerte fluorescencia azul suelen ser borrosos
  • Los diamantes con una fluorescencia azul media raramente son borrosos
  • Los diamantes con una ligera fluorescencia azulada nunca son borrosos

Si estás interesado en comprar diamantes que tengan una fuerte o muy fuerte fluorescencia azul, es probable que parezcan borrosos. Además, harán que los diamantes resulten menos transparentes. 

También, es sencillo ver la diferencia entre uno con fuerte fluorescencia y otro con poca o ninguna. 

Es importante darse cuenta que este nivel extremo de neblina para un diamante fluorescente, tampoco es típico. De hecho, no es tan común cuando se habla de piedras que son  grado H o inferior.

La fluorescencia puede mejorar el color

Algunos estudios sobre la fluorescencia demuestran que efectivamente esta característica puede llegar a mejorar el color de los diamantes.

Sin embargo, aunque la fluorescencia mejore la apariencia en color de la piedra, no debe interpretarse al pie de la letra.

Como he  sugerido anteriormente, si piensas comprar un diamante con un grado de color H o inferior, escoge uno con fluorescencia azul media

También, puedes optar por una pieza con fluorescencia azul fuerte pero, asegúrate de saber qué es lo que estás comprando. Ya que, incluso los colores más bajos pueden parecer lechosos y nebulosos cuando tienen una fluorescencia azul fuerte. 

Mientras más determines los grados de color, menos probable será que la fluorescencia afecte en que el diamante sea lechoso. 

Un diamante con fluorescencia azul media puede contrarrestar cualquier dominante amarillenta que presente la piedra y hacer que se perciba mucho más blanca. 

Por lo tanto, esto hará que el color y la apariencia del diamante sean un grado de color más alto.

La fluorescencia puede generar que el diamante brille y destelle más que otra piedra que carece de sus mismas propiedades fluorescentes.

Otras dudas sobre la fluorescencia

Cuando vas a comprar un diamante con grado de color muy alto (G o mejor), es arriesgado optar por una fluorescencia azul media. Una piedra con estas características, pocas veces llega a mostrar lucidez o nebulosidad.

Si realizas la compra en persona y no en línea, conviene pedir, específicamente, un diamante de fluorescencia azul fuerte. 

De esta manera, puedes examinarlo con tus propios ojos y jugar de forma simple. Y, además, puedes ver si el diamante presenta neblina o lechosidad.

También, se recomienda pedir al vendedor ver el diamante en diferentes luces, para definir la reacción de la piedra.

La línea azul de Brian Gavin

A la hora de querer comprar diamantes fluorescentes de alta calidad, contar con un minorista de confianza, es esencial. 

Si vas a comprar a través de internet considera, como alternativa interesante, los diamantes de la colección «Blue» de Brian Gavin.  

Estas piedras han sido seleccionadas por el mismo Brian y no muestran signos de lechosidad o nubosidad. 

La mejor parte de la colección «Blue» de Gavin, es que ofrece piezas tan brillantes como las de su línea «Signature»

La única diferencia entre estas dos líneas es que «Blue» es mucho más económica. Y, además, presenta una calidad que no tiene nada que envidiar a «Signature».

Por ejemplo, puedes comprar un diamante redondo de 1.17 quilates con talla excepcional. Sin embargo, debido a su fluorescencia, es un poco más brillante y más barato.

Comprando diamantes: Tienda física vs Internet

En internet, los diamantes con fluorescencia media o baja son más económicos que los de fuerte fluorescencia azul, en una tienda física. 

Esto se debe a que, cuando eliges comprar en una tienda presencial, puedes ver y valorar el diamante con tus propios ojos. Por lo tanto, el riesgo a tomar, es menor.

Si prefieres comprar por internet, asegura que ningún diamante con fluorescencia azul sea borroso. 

Por supuesto, siempre es mejor evaluar un diamante fluorescente en persona, de ser posible la circunstancia. Además, con esta alternativa puedes ver el diamante bajo diferentes fuentes de luz. 

Para aquellos que optan por comprar en tiendas online, la posibilidad de ver el diamante claramente y con todas sus características es menor. Incluso con la tecnología fotográfica de James Allen, no es posible apreciar el aspecto del diamante cara arriba con luz solar directa. 

En resumen, no es recomendable comprar diamantes con fluorescencia azul fuerte a través de Internet. 

Pero si finalmente eliges esta opción toma en cuenta vendedores de renombre como Blue Nile o James Allen. Ambos ofrecen  30 días de devolución gratuita en caso de que el diamante fluorescente que hayas comprado tenga un aspecto borroso.

Conclusión

Para concluir, nada mejor que algunas recomendaciones generales de compra para los diamantes con fluorescencia:

Diamantes de grado de color H, I o J 

Siéntete libre de buscar un diamante que tenga fluorescencia azul media. 

Esta característica puede hacer que la pieza se vea un poco más blanca. De no ser así, la piedra seguirá siendo simplemente preciosa.

Diamante con un grado de color G o más alto

Valora la opción de comprar, solo si encuentras un diamante sin fluorescencia o con una fluorescencia débil

De lo contrario, opta por piezas de la Colección Blue de Brian Gavin. Elige una piedra de color I o J para conseguir una mayor calidad-precio.

Ten en cuenta que estas recomendaciones son solamente pautas generales. Por lo tanto, es importante saber que no todos los diamantes no las cumplirán de forma exhaustiva.