¿Alguna vez te habeís preguntado qué son y cómo se hacen los diamantes de laboratorio?

Hoy os hablo sobre el mercado de diamantes que está rompiendo récord a nivel mundial desde 1954. También os digo porque a largo plazo, es mejor comprar un diamante natural.

Dicho esto, sin más preámbulo empezamos.

¿Qué son los diamantes de laboratorio?

Los diamantes de laboratorio,diamantes sintéticos o diamante artificial, son, como su nombre lo indica, creados por la mano del hombre.

Ahora mismo, los diamantes sintéticos representan menos del 1% del mercado mundial,y su precios son cada vez más bajos.

Así que si compraste un diamante artificial hace tiempo, el día de hoy probablemente encuentres el mismo diamante a un precio menor.

Si no te molesta la idea de comprar una gema que termine costando menos en el futuro, os recomiendo la colección de diamantes artificiales de James Allen.

Diamantes de laboratorio

¿Cómo se fabrican los diamantes artificiales?

Estas piezas son creadas por distintos medios de producción y buscan ofrecer la misma belleza que los diamantes naturales reales.

Método HPHT

Conocido como el método de alta presión y alta temperatura hpht. Este método, fue el primero en proporcionar diamantes sintéticos de calidad gema en el mercado, a partir de 1990.

Método CVD

También conocido como el método de vapor y deposición química. 

Los diamantes CVD para la joyería, empezaron aparecer en el mercado a finales de los años 2000. Y, actualmente también se fabrican por varias compañías.

Los diamantes, tanto naturales como sintéticos, son estructuras creadas a partir de átomos de carbono. Por ello, los diamantes artificiales tienen exactamente las mismas características químicas y ópticas que un diamante natural.

Precios de diamantes sintéticos

El precio de mercado de los diamantes sintéticos son más bajos que los de los diamantes reales. Además, el precio de estas piedras se devalúa año a año, llegando a perder un 30% de su valor anual.

¿Por qué sucede esto? Sencillo: los diamantes cultivados en laboratorio no cuentan con ningún valor para la reventa y esto causa que su demanda disminuya con el paso del tiempo.

Por ejemplo, tenemos un impresionante diamante de 2,77 quilates creado de manera artificial en el laboratorio. No hay ninguna duda acerca de qué se trata de una piedra de gran belleza. Pero, al ver los precios de los diamantes creados en laboratorio, hay que considerar más detalles de los que inicialmente se ven a simple vista.

Por ejemplo, un diamante natural  mantiene de media un 50% de su valor después de la compra y un diamante creado en laboratorio perderá todo su valor. 

Pero, por otro lado, un diamante que ha sido creado en un laboratorio comenzará siendo al menos 50% más barato que un diamante real de las mismas características y gradación.

Diamantes de laboratorio VS Diamantes naturales

Los diamantes de laboratorio y los diamantes naturales se diferencian principalmente en la forma en la que son creados. Pero existen otras diferencias: el precio, el valor de reventa, la rareza y la conveniencia. 

Diamantes de laboratorioDiamantes naturales
Fabricados en laboratorio en cuestión de semanasFormado bajo la tierra durante miles de millones de años
Construido con estructuras de átomos de carbonoConstruido con estructuras de átomos de carbono
Producidos en masa, existen infinidad de piedras igualesUn diamante natural es único en su clase
Precio bajo sin valor para la reventaPrecio más alto con revalorización del 50%
Disponible en varias formas y peso en quilatesDisponible en varias formas y peso en quilates
Algo deseable para los anillos de compromisoMuy deseable para los anillos de compromiso
Diamantes de laboratorio vs Diamantes Naturales

¿Cómo diferenciar los diamantes naturales de los artificiales?

Para diferenciar un diamante real de uno sintético se requiere de experiencia con piedras preciosas, ya que, se trata de un proceso complicado. 

No es posible diferenciarlos sin tener a disposición un equipo especializado, incluso tratándose de un gemólogo profesional.

La forma  más sencilla de diferenciar entre estos dos tipos de diamantes es mirar el informe de clasificación.

Si un experto quiere determinar si un diamante es natural o cultivado en el laboratorio, utiliza una lente de aumento para observar sus imperfecciones.

Las imperfecciones de un diamante natural son diferentes a las de un diamante creado en laboratorio.

A veces también aparecen pequeñas diferencias en la forma en la que el diamante refleja la luz. No obstante, repito: se trata de una tarea para verdaderos profesionales en la materia.

Precio de los diamantes artificiales VS diamantes naturales

Las variaciones sufridas por el mercado de diamantes creados en laboratorio durante los años 2017-2018 han sido sorprendentes y también alarmantes.

Hace menos de un año, comparamos los precios de varios diamantes de laboratorio. Uno es un diamante certificado por GIA de James Allen, el otro es un diamante certificado por IGI de Brilliant Earth.

Ejemplo 1

En Brilliant Earth tenemos un diamante redondo certificado IGI de 0,70 quilates y I VS1. Su precio es de 1.870 dólares. James Allen ofrece un diamante redondo certificado 0.70 J VS2 GIA por 1.590 dólares. Deberías echar un vistazo a ambos diamantes para poder ver la calidad por ti mismo.

Para este caso donde los diamantes son idénticos, el precio del diamante de laboratorio sube un 25% más que para un diamante natural. En ese momento comparamos también 12 diamantes de varios minoristas de diamantes de laboratorio. 

Lo que descubrimos nos sorprendió: normalmente son diamantes más caros, con un promedio extra de alrededor del 23%.

Vamos a ver qué es lo que ha sucedido un año después con estos precios, y es que la diferencia es asombrosa.

Ejemplo 2

A principios de 2017, descubrimos que los precios de los diamantes de laboratorio son en realidad más altos que los de los diamantes naturales. 

A finales de 2017, tenemos un panorama muy diferente. Los precios de los diamantes de laboratorio han caído precipitadamente, mientras que, los precios de los diamantes naturales han aumentado ligeramente.

Echemos un vistazo a diamantes similares como los del ejemplo anterior. El diamante cultivado en el laboratorio, ahora lo puedes comprar por sólo 1.350 dólares

Si miramos los diamantes naturales de James Allen, son un poco más caros, llegando a costar 1.890 dólares.

El diamante natural funcionó tal y como se esperaba según los cambios efectuados por el mercado. Mientras que, los cambios sufridos por los diamantes de laboratorio han sido alarmantes. En sólo un año, el precio se ha devaluado un 30%. 

Estas no han sido las únicas comparaciones que hemos realizado y la tendencia es siempre la misma. 

Ejemplo 3

Un diamante I VS de 1 quilate costaba un total de 4.100 dólares en 2017, y ahora ha bajado hasta los 2.850 dólares (lo que supone una caída del 35%).

La constante caída de precio en las piedras artificiales muestra que el principal obstáculo en el precio de estos es simplemente su fabricación.

En conclusión, tenemos que el precio de los diamantes creados en laboratorio se ha reducido a la mitad a lo largo de los últimos dos años, según un informe publicado por Bain & Company.

DÉJÀ VU

Siempre que hablamos de los diamantes artificiales nos viene a la mente un sentimiento de déjà vu, dado que recuerda a un caso muy similar sucedido décadas atrás.

El mercado de los diamantes creados en laboratorio es muy similar al mercado de las esmeraldas cuando apareció durante los años 90.

En ese momento, las esmeraldas eran (y siguen siendo) una de las gemas preciosas más raras y caras del mercado

La tecnología permitió a los fabricantes copiar una esmeralda natural y crear una copia artificial, con las mismas características que la «real». 

Pero la cosa no se detuvo allí. Al igual que sucede con cualquier tipo de tecnología, a medida que la demanda aumenta, la competencia también aumenta hasta que el mercado se satura. 

Los joyeros vendían esmeraldas creadas en laboratorio por cientos de dólares el quilate. Al día siguiente el precio bajaba drásticamente, costando menos de cuarenta dólares el quilate.

Este tipo de piedras artificiales fueron populares durante uno o dos años, y luego se desvanecieron por completo. Todavía se pueden comprar, pero están muy lejos de ser populares.

¿Es una compra justa?

¿Se pueden comparar los diamantes sintéticos con las esmeraldas artificiales? ¿Es justo hacerlo? Sí y no.

Si miramos todo desde un punto de vista técnico, es difícil creer que los precios de los diamantes cultivados en laboratorio no vayan a seguir cayendo en picada.

La oferta, la demanda y la innovación tecnológica continuarán forzando el precio a la baja.

¿Pero qué sucederá con la popularidad de estas piedras artificiales? La verdad es que esa es la pregunta más difícil que podemos hacernos.

Las esmeraldas son gemas hermosas, sin duda alguna. Pero, los diamantes se han posicionado como una compra imprescindible a la hora de comprometerse, por lo que su demanda va seguir en el tiempo de manera lineal.

¿Y QUÉ HAY DE HOY?

En la actualidad, es una absoluta realidad que podemos ahorrar algo de dinero con un anillo de diamantes artificial en comparación con el coste de un diamante natural.  

Teniendo en cuenta, claro, que en el futuro hallarás una piedra similar que cueste menos dinero.

También existen otras razones para comprar un diamante sintético,como el gusto de aquellas personas enamoradas del hecho de que sean creados en laboratorio.

Lo importante al tomar la decisión es reconocer que los diamantes creados en un laboratorio perderán la mayor parte de su valor con el paso del tiempo.

Línea de fondo

No os digo que deberías creer en el marketing de comprar un anillo de diamantes de compromiso.No deberías sentirte obligado a comprar un diamante bajo ninguna circunstancia.

Pero, en el caso de que ya estés decidido tienes que ser consciente de los problemas relacionados con su valor. 

A nadie le gustaría invertir una suma tan grande de dinero en un producto, si es probable que algo idéntico se venda en el futuro por una fracción de su valor inicial.

Sin embargo, si lo único que nos importa es conseguir el máximo brillo para sorprender, por el precio más ajustado, definitivamente vamos a conseguirlo con un diamante creado en laboratorio.

Nuestra opinión

En diama.net creemos que los diamantes son una elección exquisita cuando se trata de comprar joyas de calidad gema. Y más, cuando se trata de regalar un anillo de compromiso.

Por ese motivo nuestra plataforma no trata de convencer a nadie de comprar un diamante.

Nuestra intención es asesorar a aquellas personas que ya han decidido comprar un diamante y quieren conocer mejor el producto con el fin de obtener la mejor calidad precio.

Con esta idea en mente, es obvio por qué no podemos recomendar la compra de un diamante que provenga de un laboratorio.

Los diamantes sintéticos son exactamente iguales a los diamantes naturales(siempre y cuando nos refiramos a diamantes cultivados en laboratorio, no a simulaciones de diamantes o a circonitas cúbicas).