Alguna vez te has preguntado ¿Por qué pesamos los diamantes, las gemas y las piedras preciosas en quilates?

La explicación es muy sencilla, el algarrobo. Un árbol del mediterráneo, cuyas semillas, no varían ni en peso ni en tamaño con el paso del tiempo. Por eso, en la antigua Grecia venía muy bien para pesar gemas, porque su peso era equivalente siempre.

Ahora bien, si el tamaño de los diamantes y su peso en quilates es nuestra prioridad para realizar una compra; la primera recomendación es elegir el color y la claridad más baja que se vean bien a simple vista, el resto te lo cuento en esta guía.

¿Estás listo? ¡Entonces vamos!

Tabla: Tamaño de los diamantes

tamaño de los diamante y peso en quilates
Tamaño de los diamantes en mm y peso en quilates

* Los datos en esta tabla toman como referencia un diamante redondo brillante.

¿Qué es un quilate?

Un quilate de diamante equivale exactamente a 200 miligramos. .

Este acuerdo, se firmó en 1907 durante la celebración de la Cuarta Conferencia General de Pesos y Medidas.

¿Qué importancia tiene el peso en quilates de un diamante?

La realidad es que el peso en quilates de un diamante no es tan relevante. Quizá penséis ¿Cómo es esto posible?

Sencillo, es un detalle que no se puede observar a simple vista.

Cuando miramos un diamante engastado en un anillo, ¿qué es lo que ven nuestros ojos? ¿Acaso podemos percibir a través de la vista cuál es el peso de la piedra? Obviamente, no.

Por tal motivo, los quilates no deben obsesionarse a la hora de comprar un diamante. Cuando se trata de pequeñas diferencias en el quilataje, nadie podrá notarlo.

Para verlo más claro, consideremos el siguiente ejemplo.

Ejemplo 1

A simple vista puede que no veamos la diferencia entre un diamante con grado de color G y una pieza de color H. No obstante, la diferencia será más visible si uno de ellos pesa 1 quilate y el otro 1,50 quilates

En los casos donde la diferencia en quilates se dispara, es cuando se le debe dar mayor importancia al peso.

Si no estáis seguro de cómo se ve el tamaño de los diamantes y sus quilates teniéndolo entre tus manos, os recomiendo dar un vistazo a la herramienta de peso en quilates en la web de James Allen.

Si aún tienes dudas y no sabes qué diamante comprar, sigue buscando información, conoce mejor el y busca el consejo de un experto en la materia que te guíe durante el proceso. 

Recuerda «no gastar de más para comprar un tamaño y peso quilates que no se nota».

Correlación entre el peso en quilates y diámetros

Aunque resulte muy obvio, es preciso aclarar que existe una correlación directa entre el peso en quilates de un diamante y su diámetro. 

Por tal motivo, es matemáticamente imposible que un diamante de 0,05 quilates tenga más superficie que un diamante de 1 quilate.

Tomando como punto de partida este criterio, es preciso valorar la talla de diamante como un elemento muy importante.

Las calidades de corte pueden variar enormemente según el detalle con la que están hechas. Existe una variación en el rango de posibles diámetros para cualquier peso en quilates.

¿Aún no lo tienes claro? Analicemos el siguiente ejemplo.

Ejemplo 2

Considera un diamante de Leo Schachter, engarzado con piedras de 1 quilate y un diámetro entre 5,60 mm (dando lugar a un diamante feo y profundo) y de 6,60 mm (generando un diamante «plano» y poco profundo).

¿Qué tamaño tiene un diamante de medio quilate?

Un diamante de medio quilate suele tener alrededor de 5,1 mm de diámetro (o lo que es lo mismo, 1/5 de pulgada).

En comparación, tenemos que un diamante de 1 quilate tiene un diámetro de 6,4 mm. 

Mientras que el segundo diamante es el doble de peso, la cara del primero es sólo un 21% más pequeña.

Grados de corte y diámetro

Como puedes ver, el peso de los diamantes es una característica muy relevante y como figura como una de las 4 C’s, debería importarte lo justo. 

¿Por qué? Muy sencillo, los quilates tienen más consecuencias en el peso final de la piedra que en la belleza de esta. 

Si bien es cierto, los quilates determinan cuánto vamos a pagar, pero lo que realmente se aprecia a simple vista y crea un diamante de gran belleza es su grado de corte y diámetro.

Después de todo, ¿No es preferible tener un diamante perfectamente tallado que se vea fantástico, pero es más barato que un diamante de 1.00ct con 6.1mm de diámetro y no es tan despampanante?

Recomendaciones finales

Existe la posibilidad de que nos crucemos con vendedores que nos empujen a comprar las piedras de mayor calidad ( las piezas más caras)

Si optas por esta forma de comprar, ten en cuenta que vas a conseguir un diamante con características excelentes pero sin optimizar el presupuesto. 

Si por el contrario sabes exactamente lo que quieres buscar, puedes conseguir un diamante que se vea tan despampanante como el de características excelentes pero que sin embargo sea un 25% más grande y pagando el mismo precio.

Ejemplo 3

Podemos tener dos diamantes que a simple vista son iguales pero a juzgar por el precio, existe una gran diferencia. El más caro no tiene por qué terminar siendo el mejor. 

No obstante, hemos de aprender a valorar cada piedra por separado, más allá del precio de mercado y su categoría.

Si aún así, sigues teniendo dudas, es recomendable buscar a alguien que nos pueda guiar en el proceso. Tener de nuestro lado un buen asesor nos ayudará a encontrar el equilibrio entre «conseguir el diamante más grande» y «no gastar dinero de más».

Siempre se ha de valorar la calidad de la talla. Un diamante que sea más pesado pero que esté mal cortado puede llegar a parecer más pequeño que un diamante más ligero excelentemente cortado.